Que desea que aparezca aquí?  Ver Cómo


Año
Busca

Plantas nativas de la Caatinga, un bioma rico y poco conocido

Autor: Rômulo Cavalcanti Braga - Fecha: 05/07/2022
RSS

El término Caa-tinga, mucho antes de que fuera adoptado para designar un bioma, era la expresión utilizada por los indios brasileños para designar la selva blanca que cubría los sertões nororientales.

Las Caatingas son, por tanto, un tipo de vegetación, o mejor dicho, un conjunto de tipos de vegetación, con algunas características en común, definidas principalmente por la fuerte estacionalidad de las precipitaciones en la región semiárida, concentradas en un corto período del año.

La vegetación de la Caatinga refleja los notables factores climáticos de la región semiárida, los cuales, a su vez, determinan los tipos de suelo, relieve y red hidrográfica de la región.

Este conjunto de factores resultó en tipos muy especiales de vegetación xerofítica, característicos de los paisajes del noreste. La región de las Caatingas tiene un clima cálido semiárido, con altas temperaturas medias anuales y precipitaciones de 300 a 800 milímetros, alcanzando en pocas zonas los 1.000 milímetros anuales.


Archivo:Commiphora_leptophloeos_-_Imburana.jpg

Cambao imburana (Commiphora leptophloeos)

La condición ambiental de la región semiárida ha seleccionado una vegetación única para esta región, con elementos que expresan anatomía, morfología y mecanismos fisiológicos adecuados a las condiciones locales, generalmente con árboles y arbustos espontáneos, densos, bajos, torcidos, de aspecto seco con hojas pequeñas y raíces caducas y muy desarrolladas, gruesas y penetrantes.

Es fácil encontrar la imagen de la Caatinga asociada a cactáceas y arbustos espinosos, sin hojas, sobre un suelo pedregoso y árido.

Esta es realmente una de las características de este bioma, que también puede presentarse como un bosque denso, con árboles altos, o como masas densas de arbustos que pierden sus hojas en la estación seca.

Pero, en general, las plantas que tienen este carácter xerófilo tienen diferentes mecanismos de adaptación para hacer frente a la escasez de agua: para reducir la pérdida de agua por transpiración, muchas especies tienen hojas coriáceas o peludas; la mayoría pierde sus hojas en la estación seca, otros tienen hojas y tallos modificados capaces de realizar la fotosíntesis, como los cactus.

Algunas especies también tienen estructuras de reserva, donde almacenan agua. Existen innumerables recursos para promover el mejor uso del agua por parte de las plantas en estos ambientes, como el sincronismo de los tiempos de floración y fructificación y la latencia de las semillas para la germinación en el momento adecuado, indican que la evolución conjunta del medio físico y su flora llevó al desarrollo de sistemas altamente eficientes en el uso del recurso más preciado: el agua.

La cantidad de combinaciones de tipos de vegetación implica la existencia de diferentes comunidades vegetales en la Caatinga, ya que estos tipos resultan de la integración clima-suelo.

Sin embargo, todavía fue esta necesidad de comprender los diversos ambientes de las Caatingas lo que llevó a los estudiosos a proponer una planificación ecorregional, en la que se proponía considerar ocho ecorregiones, incluidas incluso áreas ecotonales de Maranhão y Piauí, ubicadas fuera del semiárido nororiental. región.


Umbuzeiro (Spondia tuberosa)
Archivo:Spondias_tuberosa_Umbu.jpg

El concepto que normalmente se tiene sobre la Caatinga proviene de la clasificación que hizo el botánico Martius, quien denominó a las Caatingas de Silva Horrida, fruto de la percepción de estas condiciones ambientales tan diferentes a las europeas a las que estaba acostumbrado.

Y no hay duda de que, en ciertas zonas y durante la estación seca, el paisaje de la Caatinga parece inhóspito y agresivo. Sin embargo, a la menor señal de lluvia, el paisaje cambia: el verde vuelve a prevalecer y las flores se abren para recibir a sus polinizadores. La vida se reinventa en la Caatinga.

Aún sufriendo los efectos seculares de la acción humana y largas sequías, la Caatinga tiene una rica diversidad aún por estudiar.

En la Caatinga se reportan más de mil trescientas especies de plantas, de las cuales seiscientas son leñosas. En un relevamiento basado en literatura técnico-científica y consultas a herbarios, se registraron trescientas dieciocho especies de plantas endémicas del bioma, pertenecientes a cuarenta y dos familias.

Ciertos árboles como Juazeiro (Zizyphus Joazeiro), Baraúna (Schinopsis Brasiliensis), Aroeira-do-Sertão (Myracrodruon Urundeuva), Umbuzeiro (Spondias Tuberosa), Cambão Imburana (Commiphora Leptophloeos), Angico (Anadenanthera Colubrina var. Cebil), Catingueira ( Caesalpinia Pyramidalis), Pereiro (Aspidosperma Pyrifolium) y Faveleira (Cnidoscolus Quercifolius), marcan los paisajes de las Caatingas, junto con las cactáceas - Mandacuru (Cereus Jamacaru), Quipá (Opuntia Inamoena), Facheiro (Pilocereus Piauhiensis), Xique-Xique ( Pilocereus Gounellei) y Corona de Frade (Melocactus Bahiensis) y bromelias como Macambira (Bromelia Laciniosa) y Caroá (Neoglaziovia Variegata).

Schinus terebinthifolia Aroeira-mansa, Aroeira-rojo, Aroeira-pimenteira, Aroeira-da-praia, Aroeira-do-brejo, Aroeira-negro, Aroeira-branca, Aroeira-do-campo, Aroeira-do-sertão, Aroeira-do-Paraná, Aroeira-de- campo zorro,

En la Caatinga predominan las familias botánicas Leguminosae o Fabaceae y Euphorbiaceae. Algunos ejemplos de especies de la familia Leguminosae o Fabaceae son las Catingueiras (Caesalpinia Pyramidalis, Caesalpinia Microphylla, Caesalpinia Bracteosa), las Juremas (varias especies del género Mimosa), las Mororó (Bauhinia Cheilantha), las Pau-Ferro (Caesalpinia Ferrea) , la Canafístula-de-Besouro (Senna Spectabilis), la Imburana-de-Cheiro (Amburana Cearensis) y la Mulungu (Erythrina Velutina), entre muchas otras.


Entre las muchas especies de Euphorbiaceae, se encuentran Faveleira, Marmeleiro (Croton Sonderianus), Caatingas-Brancas, Velames (también especies de Croton) y Maniçobas (especie del género Manihot).

En los terrenos aluviales a orillas de ríos temporales, existe otra fisonomía de Caatinga donde, además de Juazeiro, Craibeira (Tabebuia Aurea), Trapiá (Crataeva Tapia), Pajeuzeiro (Triplaris Pachau), Marizeiro (Geoffroea Spinosa) y Quixabeira (Sideroxylon ) dominan Obtusifolium).

Andenanthera colubrina Angico-branco, Angico, Cambui-angico,

En la Caatinga, la vida de las personas y la producción agrícola dependen en gran medida de los recursos vegetales. Los sertanejos constituyen los pueblos de la Caatinga y de ella extraen innumerables productos y servicios que hacen posible la vida en la región semiárida. Estacas para cercos, limpieza de cercos y ramas, delimitación de predios, corrales, pocilgas y corredores para animales, permiten la ganadería extensiva, alimentada con forrajes herbáceos, arbustos y árboles. El cuero que se utiliza para la ropa y el equipo de trabajo de los vaqueros se curte con golda de Angico y ceniza de Baraúna.

A los productos más buscados de la Caatinga se suman una enorme cantidad de especies medicinales y algunos importantes recursos alimenticios, especialmente considerando los frutos silvestres con gran potencial nutricional y de mercado.

Flor de cactus, mandacaru

La vegetación de la Caatinga sigue siendo una de las principales fuentes de energía en la región semiárida, ofreciendo una alternativa para el uso doméstico y para la generación de ingresos en la propiedad.

La lenta regeneración y las bajas tasas de crecimiento, sin embargo, cuando se combinan con un esfuerzo de exploración que excede el límite de la sostenibilidad, pueden provocar la desaparición de especies del ecosistema, por lo que es fundamental adoptar técnicas de manejo forestal y sistemas agroforestales para que esto no suceda. ocurrir, junto con la preservación de la biodiversidad en áreas especialmente protegidas.

Couropita

Es importante darse cuenta de que las Caatingas no son los ecosistemas más pobres o de tercera categoría, porque se establecen en condiciones semiáridas.

La Caatinga no es un bosque que falló, se degradó debido a desequilibrios ambientales o intervenciones humanas. La Caatinga es el ecosistema cuidadosamente adaptado a las condiciones de precipitación baja e irregular y transpiración de alta evaporación.

Es diferente de otros ecosistemas forestales más húmedos, como necesariamente tendría que ser. Esta diferencia no es un defecto, sino una cualidad: es la expresión de la diversidad y riqueza de posibilidades de la Naturaleza.

Rômulo Cavalcanti Braga es paisajista en Brasilia
Contacto: romulocbraga@uol.com.br
Lea también:

Paisaje en Brasil: plantas de todos los biomas

Retiro verde: plantar árboles es un buen negocio

Paisagismo com plantas nativas: aguçando os sentidos


Compartir:



Guía: Como destacarse en el mercado de paisajismo

Login Requerido

Fazer Login para comentar

  


Mejore sus cualidades como paisajista!
E-book: 8 Consejos para tener éxito en tus proyectos de paisajismo


Registrese Gratis
Hablar en Whatsapp +55 32 3217-1045
X

Recibir alertas de las publicaciones del sitio


¿Qué tal mantenerse siempre informado de las novedades del mundo del paisajismo? ¡Informe sus datos para mantenernos en contacto!